Apuntes sobre el tratamiento del Alzheimer. ¿Tanto para tan poco?    

La demencia es un síndrome devastador que se presenta habitualmente mediante una pérdida progresiva de la memoria, del razonamiento, del lenguaje y de las funciones ejecutivas de la vida diaria.

Según la GuÍa de tratamiento integral de las demencias, publicada en 2011, la prevalencia en España se sitúa, según los estudios, entre el 5 y el 14,9% en mayores de 65 años y en 2017 se calcula que existen en torno a 800.000 casos de demencia que pueden llegar a ser el doble hacia 2050. La demencia más prevalente es la enfermedad de Alzheimer (50%-70%), seguida de la demencia vascular.

 

alzheimer-825x542

Actualmente no existe una curación para la demencia ni existen tratamientos que consigan parar o revertir la progresión de la enfermedad. El tratamiento farmacológico tiene como objetivo únicamente tratar algunos síntomas o mejorar ciertas funciones cognitivas.

A pesar de que la mayor parte del coste del cuidado del enfermo con demencia corre a cargo de sus familias (87% del coste total), el coste gastado en los medicamentos tampoco es desdeñable para el sistema sanitario y está en continuo aumento.

Los medicamentos específicos para el tratamiento de la demencia tipo Alzheimer pertenecen a dos grupos farmacológicos: los inhibidores de la acetilcolinesterasa (donepezil, galantamina y rivastigmina)  y el antagonista de los receptores de la NMDA (memantina). La gran mayoría de estudios demuestran una efectividad marginal a pesar de que casi todos están esponsorizados por los laboratorios investigadores.

Los tres IACE presentan una eficacia similar y existe evidencia de que casi desaparece al cabo de 1-2 años de tratamiento. No están libres tampoco de efectos adversos siendo los gastrointestinales los más frecuentes. La memantina por su parte puede ofrecer ligeros beneficios en pacientes con enfermedad de Alzheimer grave que desaparecen casi totalmente tras unos 6 meses de tratamiento.

A modo de ejemplo, presentamos algunos datos:

  • Según el Informe de Evaluación de Tecnologías Sanitarias: Nº EKU 12-03 “En el País Vasco, el gasto farmacéutico asociado a estos fármacos ha aumentado en más de un 56%, pasando de 11,5 millones de euros en 2006 a 18,1 millones en 2011.
  • En la Comunidad de Madrid el coste pasó de 8,2 millones de euros en 2002 a 47,6 millones en 2012, multiplicándose por 5,7.
  • En Catalunya, en 2016, el gasto total en estos fármacos ha alcanzado una cifra superior a los 32 millones de euros (datos ofrecidos por Catsalut) lo que supone un 2,3% del gasto total en fármacos dispensados en farmacia (vía receta).

La primera indicación y prescripción de los tratamientos del Alzheimer debe realizarse por un neurólogo lo que a veces dificulta el seguimiento para el médico de familia. Sin embargo, existen actuaciones a realizar desde la Atención Primaria que podrían aportar beneficios a los pacientes muy por encima de los tratamientos farmacológicos.

A finales de 2013 la OMS junto al G8 publicaron una declaración en la Cumbre sobre la demencia en la que se reconocía a la demencia como una prioridad de salud pública. Aunque la edad es el factor de riesgo más importante algunos estudios han demostrado relación entre el deterioro cognitivo y algunos factores como son la inactividad física y cognitiva, la obesidad, etc

La sociedad de neurología propone 6 medidas:

1- Actividad física

2- Actividad social

3- Actividad mental

4- Prevención del riesgo cardiovascular

5- Una buena alimentación

6- Fomentar la reserva motivacional

 

Y desde nuestro blog, como farmacéuticos de Atención Primaria proponemos añadir:

7- Revisar y no utilizar de forma crónica innecesariamente fármacos como los inhibidores de la bomba de protones, las benzodiazepinas y sobre todo los fármacos con actividad anticolinérgica. Todos ellos se han relacionado con un deterioro de la función cognitiva a largo plazo.

Por último, una vez iniciada la prescripción de los fármacos específicos debe evaluarse su beneficio clínico de forma periódica y plantearse la retirada si no se obtiene el beneficio esperado. La retirada debe hacerse de forma escalonada y en común acuerdo con la familia y el resto de profesionales que atienden al paciente. Para ayudar en la labor de desprescripción os dirigimos a una entrada publicada en este blog que puede ser de utilidad.

España es el primer consumidor de fármacos específicos para el Alzheimer según el informe International Comparison of Medicines Usage. ¿Debemos seguir gastando tanto dinero en unos medicamentos de efectividad tan limitada?

 

Entrada elaborada por Rosa Madridejos Mora. Farmacéutica de Atención Primaria.

El autor trabaja actualmente en el Servicio de Farmacia Mútua Terrassa. La publicación de esta entrada se ha realizado con carácter personal y no tiene porqué representar la posición de la organización en la que desarrolla su actividad profesional

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s