El FAP que necesitan los pacientes y el sistema sanitario

Como cada año, los Farmacéuticos de Atención Primaria (FAP) tendremos la oportunidad de reunirnos en nuestro XXII Congreso Nacional que organiza la SEFAP, y que este año celebraremos en la ciudad de Murcia, entre el 8 y 10 de noviembre de 2017.

cabecera(108)

Para ello hemos elegido el siguiente lema: “El farmacéutico de atención primaria que necesitan los pacientes y el sistema sanitario”.

Pretendemos que nuestro Congreso sea un punto de encuentro donde los participantes pongan de manifiesto las funciones y competencias tanto actuales como futuras, para las que el FAP está más capacitado. Queremos remarcar cuáles de ellas serán de mayor utilidad y rendimiento para el paciente, para los profesionales sanitarios con los que nos relacionamos y por tanto, para el Sistema Sanitario .

En la línea de nuestro lema, planteamos un Congreso que permita dar a conocer lo que el FAP hace por la seguridad de los pacientes en su trabajo diario, de una manera más silenciosa que otros profesionales sanitarios, pero con un valor fundamental para su salud. A ello siempre han contribuido nuestras actividades y estudios poblacionales relacionados con la utilización de medicamentos, junto con la gestión del conocimiento y la transmisión de una información rigurosa, bien fundada, objetiva y sin inducir a error.

Siguiendo esa línea, queremos reivindicar el papel que nos corresponde llevar a cabo en la atención farmacéutica directa a los pacientes, como profesional integrado en las estructuras de atención primaria y en colaboración y coordinación con todos sus miembros.

La cronicidad, la mayor complejidad de los pacientes y los mayores problemas relacionados con los medicamentos a los que están expuestos, hace necesario que la figura del FAP esté presente en las estructuras de atención primaria de nuestro Sistema Sanitario, para liderar una mejor atención desde la perspectiva del uso adecuado y seguro de los medicamentos. Además, estamos convencidos de que todo ello puede conducir a una mejor coordinación y cooperación con nuestros colegas farmacéuticos, tanto de hospital y como de las oficinas de farmacia, puesto que en la mejora de la seguridad de los pacientes, hay espacio para todo el que quiera sumar.

Por todo lo anterior, nuestro Congreso constituirá un marco idóneo para poder difundir todo lo que queremos hacer en desarrollo del artículo 83 del real decreto legislativo 1/2015, aportando la visión de nuestra Sociedad, dado que presentaremos oficialmente la nueva cartera de servicios del Farmacéutico de Atención Primaria, adaptada a los retos y exigencias del paciente, en el entorno actual y de un futuro a corto y medio plazo.

Tal como mostramos en nuestro video de presentación del Congreso, la ciudad de Murcia nos ofrece un marco idóneo para su desarrollo; su luz, su clima mediterráneo, su imponente arquitectura, sus amables gentes que llenan sus calles y sus terrazas donde disfrutar su gastronomía, harán de nuestra estancia un momento inolvidable.

¡Os esperamos!

 

Entrada elaborada por Jose Manuel Paredero Domínguez. Presidente del Comité Científico.

El autor trabaja actualmente como farmacéutico de Atención Primaria en el Servicio de Farmacia de Atención Primaria de la Gerencia de Atención Integrada de Guadalajara – SESCAM. La publicación de esta entrada se ha realizado con carácter personal y no tiene porqué representar la posición de la organización en la que desarrolla su actividad profesional.

Atención farmacéutica en centros penitenciarios: nuevos retos para el FAP

En un momento donde crece la preocupación sobre las desigualdades y deficiencias de la atención farmacéutica dentro de los centros penitenciarios, en Cataluña se ha dado el primer paso para mejorar esta prestación a través de la integración del personal sanitario de centros penitenciarios (médicos, enfermeras y auxiliares) en la red asistencial pública.

7361

Imagen de Freepik

Aunque todos tenemos bastante claro en qué consiste la asistencia sanitaria primaria, hospitalaria e incluso el perfil de los centros sociosanitarios, no todos tenemos presente en qué consiste o qué peculiaridades tiene la asistencia sanitaria dentro de los centro penitenciarios ya que en la mayoría de las Comunidades Autónomas depende del Ministerio del Interior.  En Cataluña ha sido transferida al sistema sanitario público y, como consecuencia, el personal sanitario de centros penitenciarios ha sido incorporado a la red sanitaria pública como equipos de atención primaria penitenciaria (EAPP) con el objetivo de potenciar y asegurar la continuidad asistencial de estos pacientes dentro y fuera del centro. Esto ha comportado un nuevo paradigma en la estructuración y organización de la sanidad penitenciaria, y, en concreto, a nivel de farmacia, esta integración ha supuesto una reestructuración de la organización farmacéutica; de forma que cada depósito de medicamentos que existe en cada centro penitenciario de Cataluña ha quedado vinculado a un servicio de farmacia de atención primaria, o a un servicio de farmacia hospitalario, en su defecto.

Si intentamos hacer comparaciones, se trata de un ámbito sanitario a medio camino entre la atención primaria y la atención hospitalaria, siendo quizás más parecido a un centro sociosanitario, en lo que se refiere a la gestión de la medicación dentro del centro.

Desde el Servicio de Farmacia del Ámbito de Atención Primaria de Barcelona Ciudad suministramos y realizamos el control de medicamentos de dos de estos centros: uno de hombres (1599 plazas) y otro de mujeres (470 plazas). Los dos centros son, principalmente, de régimen de preventivos, lo que implica una alta rotación de internos dentro del centro; con un total de ingresos anuales de unas 3.000 personas entre los dos centros.

El perfil del paciente atendido en los centros penitenciarios es ligeramente diferente al paciente que nos podemos encontrar habitualmente en atención primaria o el que nos encontramos en la atención hospitalaria. Se trata de pacientes normalmente jóvenes (media 36-38 años) con una baja carga terapéutica (media 3,2-3,7 medicamentos/paciente) y con una alta frecuencia de patología psiquiátrica, infecciosa y toxicómana. Dependiendo del centro, un 50-80% del total de internos reciben al menos algún medicamento. Un 75% de los pacientes que reciben tratamiento tiene prescrito algún medicamento psicótropo, un 8% un tratamiento antirretroviral y un 4,1% un tratamiento para la infección por el virus de la hepatitis C.

En relación a la dispensación de la medicación al paciente, al contrario que en los hospitales, en estos centros se les dispensa la medicación de manera semanal con el objetivo de favorecer la autonomía del paciente; excepto la medicación psicotrópica, que es dispensada por toma y administrada bajo la supervisión de una enfermera o auxiliar, para evitar el tráfico de estas sustancias dentro del centro.

Dentro de estos centros también se realizan programas de mantenimiento de metadona (PMM) para los pacientes con dependencia a opiáceos. Aunque los pacientes incluidos en este programa han ido disminuyendo debido al cambio en los hábitos toxicómanos de los pacientes, actualmente tenemos aproximadamente un 7-10% de los pacientes internos en PMM, con una dosis media diaria de 33 mg, lo que supone un consumo medio mensual de metadona en nuestros centros de 19L de solución de metadona 5mg/ml.

Cuando las diferentes comunidades autónomas empiezan a moverse para mejorar la asistencia dentro de los centros penitenciarios, la atención primaria debe tener un importante papel en la participación de este proceso, por tratarse de un paciente que se va moviendo entre el ámbito ambulatorio y el centro penitenciario. Por este motivo, la atención farmacéutica en los centros penitenciarios abre nuevas perspectivas profesionales para el farmacéutico de atención primaria.

 

Entrada elaborada por Amelia Troncoso Mariño. Farmacéutica de Atención Primaria.

La autora trabaja actualmente en el Servei de farmàcia d’Atenció Primària de Barcelona Ciutat del Institut Català de la Salut. La publicación de esta entrada se ha realizado con carácter personal y no tiene porqué representar la posición de la organización en la que desarrolla su actividad profesional.

Carta a los Reyes Magos

Para empezar el nuevo año os presentamos un post con 2 deseos de año nuevo relacionados con los inhibidores de la bomba de protones (IBP) y con los corticoides inhalados.

cartaEl año que se acaba ha seguido ofreciéndonos noticias sobre problemas relacionados con el excesivo consumo de los IBP. A los ya consabidos efectos adversos sobre las fracturas o la hipomagnesemia que ya comentamos hace algunos años en este mismo blog, tenemos que añadir nuevos problemas relacionados esta vez con la demencia.

A principios de año se publicó un nuevo estudio de cohortes en el cual se observaba un riesgo de demencia superior en los pacientes de 75 años que toman IBP de forma habitual tal y como expresan en el editorial que acompaña el artículo, a pesar de que se trata de un estudio epidemiológico, realizado a partir de una base de datos y que puede estar sujeto a factores de confusión u otras limitaciones, existen varios factores que favorecen la plausibilidad de esta hipótesis: los IBP pueden cruzar la barrera hematoencefálica e influir en la producción de beta-amiloide o pueden reducir los niveles de vitamina B12 y otros nutrientes que se relacionan con un incremento del riesgo de demencia.

Todavía debe investigarse mucho sobre esta posible asociación pero parece que el abuso de los IBP ha propiciado la aparición de estos efectos adversos emergentes y otros que vendrán: ictus? RCV?, etc.

A pesar de todo esto, España lidera el consumo de antiulcerosos en la Unión Europea con 120,7 DHD (la media para el conjunto de los países europeos es de 71,4 DHD).

Como deseo de año nuevo, nos gustaría que se moderase la utilización de los IBP y que nuestro país dejara de ser líder en su consumo.

En segundo lugar, según informa el Informe Anual del Sistema Nacional de Salud 2015, los medicamentos para el tratamiento del asma y EPOC son el subgrupo que mayor importe facturó en 2014, con 508,9 millones de euros.

Las asociaciones de corticoides y beta adrenérgicos de larga duración inhalados siguen siendo unos de los medicamentos más utilizados en el tratamiento de la EPOC aunque deberían reservarse únicamente en pacientes con EPOC moderado a grave y múltiples exacerbaciones.

La utilización de corticoides inhalados se ha relacionado también con el aumento de riesgo de neumonías sobre todo en pacientes que presentan otros factores de riesgo como tabaquismo, edad avanzada, índice de masa corporal

Durante 2016 se ha publicado el estudio FLAME que comparaba el tratamiento con la combinación indacaterol-glicoprirronio frente a salmeterol-fluticasona en pacientes EPOC y que hubieran presentado al menos 1 exacerbación durante el año anterior. La combinación con el anticolinérgico de larga duración fue más efectiva en la reducción de las exacerbaciones de cualquier grado de gravedad y no se observaron diferencias en los efectos adversos.

En el tratamiento de la EPOC debemos también recordar que no deben utilizarse los brocodilatadores de acción corta como tratamiento basal.

En medio de la vorágine causada por la aparición de nuevos dispositivos de inhalación, no debemos olvidar que la selección del principio activo debe preceder a la elección del mejor dispositivo para el paciente.

Como deseo de año nuevo, nos gustaría que se mejore la utilización de los corticoides inhalados en los pacientes EPOC :

  • Eliminar la utilización de los corticoides inhalados en monoterapia.
  • Reducir el uso de las combinaciones de corticoides inhalados con beta adrenérgicos de larga duración y limitarla a pacientes moderados-graves con exacerbaciones.
  • Reducir el uso de corticoides sistémicos a largo plazo en el paciente EPOC estable.

Para conseguir estos deseos los Farmacéuticos de Atención Primaria podemos contribuir a la racionalización del consumo de estos medicamentos, proporcionando información de calidad a los prescriptores, colaborando en la revisión de los tratamientos inadecuados y educando a la población.

 

Entrada elaborada por Rosa Madridejos Mora. Farmacéutica de Atención Primaria.

El autor trabaja actualmente en el Servicio de Farmacia Mútua Terrassa. La publicación de esta entrada se ha realizado con carácter personal y no tiene porqué representar la posición de la organización en la que desarrolla su actividad profesional

Presente y futuro de la Farmacia de Atención Primaria

La evolución profesional del Farmacéutico de Atención Primaria (FAP) ha estado muy influida por una gran variabilidad tanto en la formación como en la cartera de servicios.

street-1435744Con la creación de la nueva especialidad, en un futuro cercano todos los farmacéuticos que trabajen en Atención Primaria (AP) dispondrán de un programa formativo reglado como el resto de profesionales de AP. La NUEVA especialidad supone un reto ya que deberá garantizar una verdadera integración transversal de los dos ámbitos, primaria y hospital, donde el farmacéutico clínico podrá ejercer su actividad.

Para ello, el nuevo residente deberá estar capacitado para ejercer las competencias  relacionadas con la gestión del conocimiento y las estrategias de uso racional del medicamento, con la cobertura de necesidades de medicamentos y productos sanitarios y las relacionadas con la atención a pacientes

Además por primera vez, los farmacéuticos residentes deberán también acreditar unas competencias transversales, igual que el resto de profesionales que trabajan en salud. Éstas abarcan aspectos que van desde la ética asistencial, la investigación, el manejo de información etc.

En el futuro inmediato, la formación de los nuevos especialistas está garantizada y contribuirá a disminuir la variabilidad y mejorar el ejercicio profesional del FAP.

De forma paralela a la formación, la cartera de servicios de los FAP también ha sido muy variable. La cartera no debe concebirse como un catálogo de prestaciones sino como la selección priorizada y organizada de los servicios ofertados, teniendo en cuenta las necesidades y demandas de la población.

La cartera de servicios en AP  debe sustentarse en criterios científico-técnicos, priorizarse según la política sanitaria y tener base poblacional. Este enfoque diferencia mucho la cartera de servicios del FAP a la del farmacéutico de Hospital ya que todos los procesos en AP deben adaptarse a la base poblacional. Se comparte formación pero la cartera de servicios debe separar ambos campos de actuación.

Los FAP deben ampliar sus competencias clínicas priorizando el trabajo en equipo con los médicos y enfermeras de primaria lo que permite ser mucho más eficiente. La resolución de una consulta farmacoterapéutica compleja, la revisión del tratamiento de los  pacientes crónicos pluripatológicos,  o asesorar a todo un equipo de médicos y enfermeras en el abordaje de una patología son ejemplos de actividades con un impacto clínico elevado.

Los diferentes profesionales debemos ser capaces de concertar y compartir objetivos, actividades y responsabilidades en torno al paciente independientemente del ámbito de trabajo.

En el campo de la farmacia, la descoordinación se traduce en decisiones terapéuticas variables, cuando no contradictorias, que pueden ser perjudiciales para el paciente.

La coordinación clínica es imprescindible, pero la integración clínica no debe hacer perder la responsabilidad funcional específica de cada ámbito.

El documento “The future of primary care. Creating teams for tomorrow”  publicado por la “Primary Care Workforce Commission” del NHS en 2015 destaca como una de las propuestas de mejora para la AP más funciones para los farmacéuticos clínicos de Atención Primaria.

Una buena formación competitiva, una cartera de servicios específica de Atención Primaria y una coordinación clínica efectiva debe permitir al FAP afrontar el futuro con optimismo.

Esta entrada es un resumen de la ponencia de Rosa Madridejos en la mesa “Presente y futuro de la Atención Primaria” que se presentó en el XXI Congreso de la SEFAP en Granada el pasado octubre.

Rosa Madridejos Mora

Farmacéutica de Atención Primaria

El autor trabaja actualmente en el Servicio de Farmacia Mútua Terrassa.

La publicación de esta entrada se ha realizado con carácter personal y no tiene porqué representar la posición de la organización en la que desarrolla su actividad profesional

El FAP21 ante un nuevo reto profesional

La Sociedad Española de Farmacéuticos de Atención Primaria (SEFAP) y, por ende, todos los profesionales que integramos el colectivo, ha recorrido desde su fundación dos etapas bien diferenciadas. La primera tuvo como protagonista la creación de la figura del farmacéutico de atención primaria en los servicios de salud que conforman el Sistema Nacional de Salud y su posterior consolidación en toda España. Dicha consolidación se logró definitivamente con la inclusión, en el artículo 81 de la Ley 29/2006 de garantías y uso racional de los medicamentos y productos sanitarios, de nuestras funciones, a desempeñar en el ámbito de las unidades o servicios de farmacia de atención primaria.

La segunda etapa ha tenido como objetivo conseguir un viejo anhelo de los farmacéuticos de atención primaria: una formación especializada reglada, homogénea, de calidad, por la vía FIR, tal y como quedó recogida en el Real Decreto 639/2014 y que será pronto una realidad.

A partir de aquí, se abre una tercera etapa en la que la nueva especialidad, los modelos de gestión integrados y la atención farmacoterapéutica a una población ambulatoria progresivamente envejecida, pluripatológica y polimedicada plantean nuevos retos profesionales a la atención primaria, muchos de ellos ligados a un uso inadecuado de los medicamentos, a los que los FAP no podemos ser ajenos.

cabeceraweb

En este contexto, los farmacéuticos de atención primaria tendremos ocasión de reunirnos, del 26 al 28 de octubre en Granada para celebrar el 21 Congreso de la SEFAP y aprovecharemos este evento, cuyo lema es, El FAP 21 ante un nuevo reto profesional, para analizar nuestro papel en los servicios de salud, debatir cuál queremos que sea nuestro futuro como profesionales sanitarios y hacia dónde queremos que se orienten nuestras funciones en un futuro inmediato.

Para este cometido se ha elegido la ciudad de Granada, que ha sido históricamente un cruce de caminos y un crisol cultural al que debe su relevancia histórica y su relevancia actual. En su Palacio de Congresos desarrollaremos un ambicioso programa científico que conjuga la apuesta decidida de la SEFAP por la investigación en atención primaria, la formación del más alto nivel y la participación de los congresistas en la discusión del nuevo modelo de farmacéutico de atención primaria: el FAP 21, en recuerdo al siglo en el que vivimos y a la edición del congreso que vamos a celebrar.

No es misión de esta entrada desgranar el programa científico o el cultural. Sólo te adelantaré que hemos contado con los mejores, que los temas son del máximo interés y actualidad y que celebraremos un multitudinario DAFO para que tengas ocasión de manifestar tus preferencias a la hora de forjar, entre todos, nuestra senda profesional.

Tienes toda la información en el web del congreso y en nuestra cuenta de Twitter, @Sefap21. Te recuerdo que el plazo para la presentación de comunicaciones se ha ampliado (de forma improrrogable) hasta el próximo 3 de julio.

En nombre de los comités organizador y científico, deseamos que cumpla tus expectativas y consiga alcanzar la máxima utilidad para todos. Te esperamos en Granada porque el FAP 21… eres tú.

Entrada elaborada por Carlos Fernández Oropesa. Presidente del Comité Científico.

El autor trabaja actualmente como farmacéutico de Atención Primaria en el Área de Gestión Sanitaria Nordeste de Granada. La publicación de esta entrada se ha realizado con carácter personal y no tiene porqué representar la posición de la organización en la que desarrolla su actividad profesional.

Posicionamiento SEFAP en la gestión farmacoterapéutica integrada

Tenéis disponible en la página web de la SEFAP el documento que hemos elaborado con nuestra visión sobre cómo ha de ser la gestión farmacoterapéutica integrada. El objetivo del mismo es definir nuestro posicionamiento en el desarrollo de estrategias de coordinación e integración clínica y asistencial en el Sistema Nacional de Salud y su operatividad en los servicios farmacéuticos asistenciales. Los nuevos (y no tan nuevos) retos a los que se enfrenta nuestro Sistema Sanitario, como son el incremento de la cronicidad y de la polimedicación, hacen aún más necesario que el Sistema Sanitario funcione como un TODO. En este documento explicamos cómo entendemos que ha de ser el funcionamiento integrado de los diferentes ámbitos de atención (hospitalaria, primaria, comunitaria).

Screen Shot 02-16-16 at 07.29 PM 001Aunque a lo largo de este post os desgranaré los puntos más importantes del posicionamiento, os recomiendo que cuando lo leáis no perdáis nunca de vista los dos mandamientos en los que se resumen todas nuestras recomendaciones: el primero, el paciente ha de ser siempre el eje del sistema, sobre el que deben rotar todas nuestras actividades. Y el segundo, sea cual sea el modelo de integración de servicios que se diseñe ha de perseguir siempre la coordinación de actividades, ya que es la única manera de sumar esfuerzos para multiplicar resultados.

Los puntos más importantes de nuestro posicionamiento los podemos resumir en los siguientes:

– La gestión del medicamento desde una perspectiva clínica integrada requiere concertar los cuidados farmacoterapéuticos entre los diferentes agentes que par­ticipan, de forma que se garantice una atención centrada en el paciente capaz de integrar coherentemente las decisiones y cuidados terapéuticos que se producen en el continuo asistencial.

– La organización de los servicios farmacéuticos asistenciales en un modelo inte­grado debe perseguir una gestión óptima de los recursos farmacológicos desde la perspectiva individual y poblacional.

– En los modelos organizativos integrados los servicios asistenciales farmacéuticos deben actuar como catalizadores de todas aquellas actividades vinculadas con el uso de medicamen­tos entre profesionales y entre profesionales y pacientes.

– Para actuar de manera efectiva sobre sus clientes internos y externos, los servi­cios farmacéuticos deben establecer el adecuado nivel de comunicación y coor­dinación entre ellos y con el resto de escalones asistenciales.

– El desarrollo de modelos organizativos integrados debe promover la coordinación y la correcta dimensión de los servicios farmacéuticos asistenciales sin perder la responsabilidad funcional específica de cada ámbito. No se trata de diluir funciones y responsabilidades sino de compartirlas y concertarlas.

– Los modelos organizativos integrados deben definir la política de medicamentos, planificar estratégicamente los servicios para darle respuesta y dimensionar fun­cionalmente los requerimientos operativos y de coordinación.

– Para hacer operativa la atención farmacéutica en los mo­delos organizativos integrados se deben adecuar los recursos en base a las res­ponsabilidades de cada ámbito asistencial, promover la participación de todos los servicios farmacéuticos y conseguir su coordinación interna y externa.

– La centralidad y preponderancia de la Atención Primaria de Salud como modelo de gobierno clínico en los desarrollos organizativos que persiguen la integración es válida también para los servicios farmacéuticos y para la gestión clínicamente integrada de la farmacoterapia.

– Los servicios farmacéuticos de atención primaria, además de su papel específico en este nivel asistencial, deben aportar al conjunto la visión y responsabilidad poblacional, la incorporación del concepto familiar y comunitario en los servicios farmacéuticos y la coordinación con otros ámbitos asistenciales farmacéuticos y no farmacéuticos.

– El farmacéutico de atención primaria debe desarrollar un papel de “farmacéutico de enlace” que limite el riesgo de las transiciones entre niveles y responsabilizarse de ejercer de cadena de transmisión de las políticas de medicamentos hacia arriba y hacia abajo.

– Los servicios farmacéuticos de atención primaria deben centralizar y dinamizar las políticas de medicamentos a nivel poblacional, desarrollar los elementos ne­cesarios para hacerlas operativas y conseguir la adecuada coordinación entre los entornos asistenciales, farmacéuticos y no farmacéuticos, en relación con la utilización de medicamentos, y coordinar el desarrollo de servicios de atención farmacéutica.

– La existencia de servicios farmacéuticos de atención primaria adecuadamente dimensionados para el cumplimento de sus funciones es un elemento esencial en el desarrollo de los modelos organizativos integrados, y por ello su papel en estas organizaciones debe ser central y difícilmente sustituible.

– Los objetivos del Sistema Nacional Salud, en cuanto a la integración clínica y asistencial, deben ser visualizados como un elemento central del proceso de formación de los farmacéuticos, de forma que se garanticen, en cada ámbito de responsabilidad, las capacidades y habilidades necesarias para dar respuesta a los contenidos clínicos individuales y poblacionales que requiere nuestro sistema de salud.

Esperamos que este documento pueda servir de ayuda a los responsables del establecimiento de las políticas sanitarias (nacionales y autonómicas) a la hora de establecer las futuras acciones sobre integración que se vayan a poner en marcha.

Para finalizar, quisiera expresar mi agradecimiento a los autores de este documento (Arantxa Catalán, Ester Amado, Luis Segú y Javier Martínez) por el excelente trabajo realizado.

Entrada elaborada por Ángel Mataix Sanjuan

Presidente de la Sociedad Española de Farmacéuticos de Atención Primaria

Presentación de la nueva Junta Directiva de SEFAP

Como ya sabéis, en la asamblea del XX Congreso de SEFAP que celebramos en Santiago de Compostela fuimos elegidos como nueva Junta Directiva de la Sociedad. Aunque en esa ocasión tuvimos la oportunidad de presentarnos y contar a grandes rasgos cuales iban a ser las líneas maestras que queríamos desarrollar a lo largo del periodo en el que nos encontrásemos al frente de la SEFAP, también queremos aprovechar el blog para volver a hacerlo, pensando especialmente en los compañeros que no pudieron acudir a la asamblea y en todos los amigos de nuestra sociedad que siguen esta publicación, y que cada día son más.

Antes de hablar de nosotros, me gustaría empezar agradeciendo a todos los equipos directivos que nos han precedido el gran trabajo que han desarrollado, y que ha permitido que la figura del Farmacéutico de Atención Primaria se encuentre recogida en la Ley de Garantías, que las Comunidades Autónomas hayan apostado por nosotros y que estemos en vías de comenzar a formar los nuevos especialistas en Farmacia Hospitalaria y de Atención Primaria. Gracias Eugeni, Mónica, Juan Carlos y Arantxa por el gran trabajo realizado.

Comenzaremos con las presentaciones, somos Ángeles Cruz (vicepresidenta), Marta Alcaraz (Secretaria), José Manuel Izquierdo (Tesorero) y Ángel Mataix (Presidente). Todos somos Farmacéuticos de Atención Primaria en la Comunidad de Madrid con una amplia experiencia laboral en este campo.

Las líneas maestras de nuestro programa de trabajo para el periodo que dure nuestro mandato son claramente continuistas respecto a las establecidas por los equipos anteriores. Realmente, ¿para qué cambiar algo que ha dado frutos y funciona? Eso sí, queremos hacer especial énfasis en algunos aspectos que creemos que tienen aún un amplio margen de mejora.

En primer lugar, y como no podía ser de otro modo, a lo largo de este nuevo periodo que se abre tenemos que finalizar el desarrollo de la nueva especialidad con el objetivo de que en el año 2018 comiencen a formarse los nuevos residentes. La Comisión Nacional de la Especialidad lleva ya algunos meses trabajando en el plan formativo y el itinerario de la especialidad, y una vez que se finalicen estos dos capítulos comenzaremos a trabajar en la acreditación y reacreditación de las Unidades Docentes y en las vías transitorias de acceso al título de especialista para todos los que actualmente nos encontramos trabajando tanto en Atención Primaria como en Atención Especializada.

En segundo lugar, buscamos aumentar la presencia de nuestra sociedad en los medios de comunicación y redes sociales. Entendemos que actualmente Internet es el mejor escaparate que existe para darnos a conocer y un buen ejemplo es este blog que en un corto periodo ha aumentado significativamente el número de seguidores, en 2015 llegó a más de 35.000 personas de 100 países distintos. Por este motivo vamos a seguir impulsando nuestra web y nuestro blog como herramientas que nos permitan darnos a conocer y que difundan en la red la riqueza del trabajo que venimos desarrollando y del que podríamos desarrollar con los recursos adecuados…

En tercer lugar, queremos fomentar el trabajo conjunto de nuestra sociedad con los organismos sanitarios tanto nacionales como autonómicos, así como con otras sociedades científicas, tanto farmacéuticas (SEFH, SEFAC) como médicas de Atención Primaria, y también con Universidades, Fundaciones, etc. estableciendo líneas comunes de trabajo a través de convenios de colaboración.

Finalmente, aunque no menos importante, queremos mejorar la comunicación interna de nuestra sociedad. La primera persona que ha de conocer todo lo que estamos haciendo es nuestro socio, hemos de establecer todas las vías posibles para conseguirlo.

Para sacar adelante este proyecto os necesitamos. Contamos ya con 14 magníficos profesionales que actualmente os representan como vocales en la Junta Directiva, pero necesitamos muchas más cabezas y muchas más manos que trabajen activamente en conseguir que la figura del Farmacéutico de Atención Primaria se termine situando en el lugar que se merece dentro de la estructura sanitaria y organizativa.

Muchas gracias a todos, esperamos contar con vosotros.

Ángel Mataix Sanjuán

Presidente de la Sociedad Española de Farmacéuticos de Atención Primaria

XX Congreso SEFAP: “El farmacéutico en los equipos de salud. La consolidación de un proyecto”

Esta semana, entre los días 28 y 30 de octubre, se celebrará en Santiago de Compostela el XX Congreso Nacional de la Sociedad Española de Farmacéuticos de Atención Primaria con el lema “El farmacéutico en los equipos de salud. La consolidación de un proyecto”.

El desarrollo del Congreso girará en torno a cuatro áreas temáticas: la atención farmacéutica en el ámbito sociosanitario; la seguridad del paciente en todo lo relacionado con el empleo de los medicamentos; la ética asistencial aplicada al ámbito de la prescripción, la información y la utilización de los medicamentos y la atención farmacéutica centrada en el paciente.

Además, contaremos con los habituales talleres precongresuales, que este año abordarán algunas controversias de diferentes áreas de la farmacoterapia.

Pero lo más importante son los trabajos de investigación de nuestros compañeros, que serán expuestos en forma de comunicaciones orales y pósteres. Con ellos podremos compartir experiencias, intercambiar opiniones y aprender. Puede decirse que es la parte más enriquecedora de un Congreso y la que nos hace avanzar como profesión.

Deseamos que os guste el Congreso, que sea productivo y que lo disfrutéis. ¡Nos vemos en Santiago de Compostela!

congreso Santiago

Programa del XX Congreso de la Sociedad Española de Farmacéuticos de Atención Primaria.

Comité Editorial del blog de la SEFAP

Experiencia compartida (segunda parte): una residente de Farmacia Hospitalaria en la “jungla” de Atención Primaria

jungleLa idea de rotar un día en una consulta médica de atención primaria nos entusiasmó desde el principio. Hacía unas semanas que habíamos empezado nuestra rotación con las farmacéuticas de atención primaria de Bilbao y Ezkerraldea-Enkarterri y pensábamos que conocer el día a día de un centro de salud (y, más concretamente, el de una consulta médica) nos aportaría otro punto de vista diferente, que ayudaría a completar la idea que teníamos de la atención primaria. Lo que no imaginábamos -desde la humildad de quien está aprendiendo-, es que aquella experiencia “salvaje” acabaría siendo, más bien, un intercambio de perspectivas, con un resultado final enriquecedor para ambas partes, incluido el paciente.

Nos presentamos a primera hora en el centro de salud, entrando al compás de los pacientes que acudían en ayunas a que les hiciesen una extracción de sangre. Tras las correspondientes presentaciones, nos pusimos “manos a la obra”: revisamos los tratamientos crónicos de los polimedicados citados, tratando de localizar, antes de la consulta, posibles problemas sobre los que intervenir. El resto de pacientes fueron pasando por la consulta a lo largo de la mañana, dejando todos una pequeña huella; un poso de aprendizaje o reflexión.

Basándonos en lo vivido aquel día en la consulta médica, destacaríamos la prescripción excesiva e inadecuada de benzodiacepinas e hipnóticos. En el caso de los ancianos, el tratamiento prolongado con este tipo de medicamentos puede desencadenar reacciones adversas tales como caídas, desorientación, etc. Por ello, en varios casos realizamos una pauta descendente para la interrupción de estos fármacos, con el fin de evitar síndromes de retirada en los pacientes en tratamiento prolongado. Vimos que en la vida real las cosas no se pintan tan fácil, y así comprobamos cómo, tras intercambiar impresiones durante un buen rato con una paciente, no alcanzamos el objetivo propuesto de ir retirando “la pastilla para dormir”.

También observamos la prescripción excesiva de fármacos IBP sin indicación, el consumo prolongado de fármacos AINE, la prescripción de ARA-II muy superior a la de los IECA, el uso innecesario de bisfosfonatos y demás fármacos indicados en osteoporosis para la prevención de fracturas (en varios casos sin tratamiento coadyuvante de calcio y vitamina D), etc.

Además del paciente anciano con múltiples problemas de salud, en la consulta de atención primaria también hay pacientes jóvenes que acuden solicitando antibióticos para una gripe, pacientes con diagnóstico de asma leve a los que no se les ha educado en el uso del inhalador de rescate (ni cómo ni cuándo usarlo), pacientes que preguntan por medicamentos de los que han oído hablar a un familiar o a un vecino… Y descubres entonces la gran tarea educativa que debe hacerse en torno a la medicación: no existe un fármaco para cada síntoma; si voy al médico y no me receta nada es porque no lo necesito; controlar los síntomas del asma con un inhalador de rescate no es abusar del medicamento, sino automedicarse de una forma responsable… Creo que esta fue una de las enseñanzas recibidas en aquella consulta, la educación en cuanto al uso y la cultura del medicamento es un área de trabajo bonita y en la que podemos aportar mucho como farmacéuticos. La atención primaria es accesibilidad y proporciona longitudinalidad, y es en ese ámbito donde conversar con el paciente. Contribuyendo en la educación sanitaria en el buen uso de los medicamentos por parte de la población, se evitará un uso inadecuado de los mismos.

Con todo ello, creemos que los farmacéuticos de atención primaria tienen un papel relevante para la ayuda a la toma de decisiones en diversos aspectos como: la conciliación de la medicación tras un alta hospitalaria, la valoración de la adecuación de la medicación (indicaciones y eficacia de los medicamentos, duplicidades, infra- o sobredosificaciones, pauta de administración, duración del tratamiento, efectos adversos…), y el apoyo a la hora de proporcionar información  al paciente sobre diferentes aspectos  de su tratamiento.

Como residentes de Farmacia Hospitalaria, la experiencia nos ha resultado muy enriquecedora y la recomendaríamos porque permite conocer el día a día de una consulta médica de atención primaria, tan diferente de las consultas hospitalarias. El enfoque en atención primaria debe contemplar también al ámbito comunitario. En atención primaria se trabajan otros aspectos además de la propia gestión de la enfermedad, como son la prevención y la promoción de la salud y de hábitos saludables. En el tema concreto de los medicamentos, el equipo de atención primaria, en el cual participa el farmacéutico de atención primaria, es el gestor principal de toda la medicación que está tomando el paciente, con todo lo que ello implica, en estos tiempos de aumento exponencial de pacientes ancianos polimedicados.

Entrada elaborada por Amaya de Basagoiti Gorordo, Amaia Llona Armada, Idoia Bilbao Meseguer, Elena Ruiz de Velasco Artaza, Rita Sainz de Rozas Aparicio, Mónica García Asensio, Patricia Zaballa Erice, Mikel Baza Bueno.

Experiencia compartida (primera parte): una residente de Farmacia Hospitalaria en la consulta del médico de Atención Primaria

En el País Vasco, las y los residentes de Farmacia hospitalaria suelen dedicar poco tiempo a la rotación de Farmacia de atención primaria y, normalmente, lo hacen el mes más corto del año. Les da justo para enterarse un poco de qué va el trabajo del farmacéutico de atención primaria. Eso sí, desde que comenzaron a rotar con nosotras, tanto en Bilbao como en la margen izquierda, siempre hemos considerado fundamental que pasen al menos un día en la consulta de un médico de familia y vean, por un lado, cómo se organiza un centro de salud desde dentro y, por otro, cómo la consulta de atención primaria no tiene nada que ver con pasar planta en un hospital, actividad que realizan en el cuarto año de residencia.

Este año no ha sido una excepción y nuestras cuatro residentes han estado un día completo en la consulta de un médico de atención primaria. Hemos aprovechado para que tanto ellas, como los médicos con los que han compartido día, escriban y cuenten su experiencia.

De cómo se sintió el médico teniendo en la consulta a una farmacéutica de escudera

primary careReconozco que la idea de compartir la consulta con Amaia, una residente de Farmacia Hospitalaria, me parecía muy interesante, a pesar de que mi experiencia en docencia para otras especialidades sanitarias fuera nula. Aun así, estaba convencida de que todos aprenderíamos y nos beneficiaríamos de la experiencia. Pero, ¿cuáles eran los objetivos?, ¿en qué tendríamos que fijar la atención?,  ¿sobre qué realizar un trabajo previo?

Empezamos la mañana revisando los tratamientos de los pacientes citados para ese día, prestando especial atención a los polimedicados, la medicación inadecuada, interacciones, valorando posibles deprescripciones… de forma que cuando el o la paciente entrase en la consulta estuviéramos preparados para “actuar”. A lo largo de la mañana teníamos citadas (a propósito de la presencia de Amaia) a dos pacientes ancianas polimedicadas para la revisión de su medicación. Pero con los índices tan altos de pluripolimegamedicación que nos rodean, no es sorprendente que muchos de los pacientes que acuden por cualquier motivo de consulta también puedan (y deban) ser sujetos de revisión de sus medicaciones. Descubrí que, a pesar de ser un tema en el que estoy muy implicada y de la reciente revisión por la R2 de Familia de los polimedicados del cupo con los criterios STOPP/START, aún quedaban tratamientos por deprescribir (cosa que probablemente hubiera pasado por alto esa mañana si no llego a estar con Amaia, ya que la paciente venía por “otro” motivo).

Una vez más sentí cómo gran parte del encuentro clínico gira en torno a la medicación (mucho más de lo que desearía). Bien por la demanda explícita del paciente que quiere un fármaco porque si no “el catarro no se le cura”, o bien por la prescripción inducida, recetas de medicina privada, etc. Volví a experimentar, como ya lo había hecho previamente, que es tal la magnitud del “farmacocentrismo” en la consultas, que a veces parece que todo gira alrededor de las pastillas, como si fuesen el eje de la salud… ¡Cuanto tiempo y energías dedicamos a “lidiar” con los fármacos, dejando poco o nada para el resto! Una realidad cotidiana a la que una se acostumbra y que en aquel momento reviví con mayor intensidad (y también cierto lamento).

Quedaron patentes las dificultades que tenemos para retirar cualquier fármaco, en contraste con lo fácil que es prescribir. Fuimos testigos de la “pelea” que hay que librar para deprescribir una benzodiacepina (en una mujer octogenaria que lleva una década tomando el tratamiento, y ahora llegas tú y le dices que no, que esa medicación es mejor no tomarla de forma continuada, que los riesgos… “pero si Don Fernando me la puso para TODA LA VIDA!”, vamos, muy complicado). Para darle más emoción todavía, durante gran parte de la mañana el programa de prescripción electrónica permaneció “colgado”, o sea un poquito más difícil todavía… (es lo que tiene el directo).

El hecho de acercarse al escenario, e incluso subirse a él para contemplar (y ser parte de) la escena clínica, tal y como ocurre en las consultas médicas y de enfermería de atención primaria, puede ser útil para entender la realidad del médico de atención primaria (sus conocimientos y deficiencias, las presiones externas, sus habilidades en comunicación y negociación, su conocimiento del paciente y su entorno, la presión del tiempo…..), la del paciente (con su situación socioeconómica, sus creencias, sus miedos, sus demandas, sus vivencias…) y la naturaleza de la relación médico-paciente (¡fundamental!).

Pienso que esta experiencia puede ser un paso para que los médicos y los farmacéuticos de atención primaria colaboremos y nos coordinemos mejor. Por ello, creo que se trata de una iniciativa interesante y que se podría extender a otros farmacéuticos de atención primaria. Compartir la consulta en algún momento puede aproximarnos y ayudarnos a estrechar lazos. Del mismo modo, creo que podría ser interesante para un médico de familia ver como trabajan de cerca los farmacéuticos de atención primaria, más allá de las reuniones periódicas de la comisión de farmacia.  El hecho de conocer mejor el ámbito de actuación y la realidad del otro, nos ayudará a entendernos y a colaborar de un modo más eficiente, haciendo más fácil recorrer juntos el difícil y largo camino para intentar resolver el grave problema de la polimedicación.

Después de una intensa mañana (con un fugaz café) le pedí a mi compañera de fatigas que recogiese sus impresiones y que valorase el “experimento”. Que su comentario fuera “se me ha pasado la mañana volando” me hizo sonreír.

Entrada elaborada por Amaya de Basagoiti Gorordo, Amaia Llona Armada, Idoia Bilbao Meseguer, Ainhoa Belaustegui, Elena Ruiz de Velasco Artaza, Rita Sainz de Rozas Aparicio, Mónica García Asensio, Patricia Zaballa Erice, Mikel Baza Bueno.